Legislación antideslizante

suelos,pavimentos,normativa,codigo,tecnico,edificacion,seguridad,caidas,a,nivel,resbalar,resbalabilidad

 

Los deslizamientos en los suelos y pavimentos industriales continuos representan un enorme problema. Por ello los gobiernos, y sus instituciones vinculadas al sector de la salud y seguridad, han establecido normas y leyes para evitar los accidentes causados en superficies deslizantes, centrándose en el aspecto preventivo como arma fundamental para reducir el número de accidentes.

 

 

Los pavimentos han de cumplir con la normativa vigente relativa a la resbaladicidad o resistencia al deslizamiento (Rd) de la superficie. Dicha exigencia va a depender del tipo de actividad a desarrollar sobre el mismo.

 

 

La normativa se recoge en el apartado DB SUA-1 (Documentos Básicos para Seguridad de Utilización y Accesibilidad) del Código Técnico de la Edificación (CTE), cuya última revisión es de marzo del 2010.

 

 

El Código Técnico de la Edificación (CTE) recoge lo siguiente:

 

Con el fin de limitar el riesgo de resbalamiento, los suelos de los edificios o zonas de uso Residencial Público, Sanitario, Docente, Comercial, Administrativo y Pública Concurrencia, excluidas las zonas de ocupación nula definidas en el anexo SI A del DB SI, tendrán una clase adecuada conforme al punto 3 de este apartado.

 

 

Los suelos se clasifican, en función de su valor de resistencia al deslizamiento Resistencia al deslizamiento, de acuerdo con lo establecido aquí detallado:

 

 

Clasificación de los suelos según su resbaladicidad Resistencia al deslizamiento (Rd):

  • Rd ≤ 15 - Clase 0
  • 15 < Rd ≤35 - Clase 1
  • 35< Rd ≤45 - Clase 2
  • Rd > 45 - Clase3

 

El valor de resistencia al deslizamiento Resistencia al deslizamiento se determina mediante el ensayo del péndulo descrito en el Anexo A de la norma UNE-ENV 12633:2003 empleando la escala C en probetas sin desgaste acelerado.

 

 

La muestra seleccionada será representativa de las condiciones más desfavorables de resbaladicidad.

 

 

La tabla indica la clase que deben tener los suelos, como mínimo, en función de su localización. Dicha clase se mantendrá durante la vida útil del pavimento.

 

 

Localización y características del suelo Clase
   
 Zonas interiores secas > superficies con pendiente menor que el  6%

1

 Zonas interiores secas > superficies con pendiente igual o mayor que el  6% y escaleras

2

   
Zonas interiores húmedas (terrazas, cubiertas, vestuarios, baños, aseos, cocinas, etc.). :  
 > superficies con pendiente menor que el 6% 2
> superficies con pendiente igual o mayor que el 6% y escaleras 3
> zonas exteriores como piscinas (*) 3
> zonas exteriores como duchas 3
(*) En las zonas previstas para usuarios descalzos y en el fondo de los vasos, en las zonas en las que la profundidad no exceda.  
   
suelos,pavimentos,antideslizante,resbalar,normativa,codigo,tecnico,edificiacion,piscinas,exteriores,baños

 

 

Las diferentes leyes hacen hincapié en la necesidad de tomar las medidas necesarias para reducir el riesgo de accidentes en lugares de trabajo y de acceso de público.

 

 

Ejemplos legislativos son, la DIRECTIVA EUROPEA 89/654 CEE, la LEY DE PREVENCION DE RIESGOS LABORAL 31/95 en España, el REGLAMENTO HIGIENICO SANITARIO PARA PISCINAS DE USO COLECTIVO (R.D.23/99), la LEY DE SALUD Y SEGURIDAD EN EL TRABAJO (HSW Act) en el Reino Unido. Todas ellas obligan a cumplir con determinadas condiciones de seguridad, entre ellas que los suelos sean antideslizantes.

 

 

Asimismo, el NUEVO CÓDIGO TÉCNICO DE EDIFICACIÓN especifica que se limitará el riesgo de que los usuarios sufran caídas, para lo cual los suelos serán adecuados para favorecer que las personas no resbalen, tropiecen o se dificulte su movilidad. Con el fin de limitar el riesgo de resbalamiento, los suelos tendrán un clase adecuada en función de la resistencia al deslizamiento (Rd).

 

 

La existencia de legislación sobre accidentes por deslizamiento tiene una importante consecuencia en relación a los Seguros de Responsabilidad Civil. Las compañías de seguros podrían no hacerse responsables por accidentes ocurridos en establecimientos donde no se hayan tomado medidas preventivas para evitarlos, por no cumplir estos con la legislación vigente. Esto podría derivar en consecuencias legales y económicas para las empresas y profesionales con responsabilidad legal por la seguridad del público y trabajadores.

 

 

Reglamento higiénico sanitario para piscinas de uso colectivo

 

Según Decreto 23/1999 de 23 de Febrero, por el que se aprueba el REGLAMENTO SANITARIO DE LAS PISCINAS DE USO COLECTIVO, el artículo 5, apartado 2:

  • Las paredes y el fondo de paso serán de color claro, antideslizantes, lisos e impermeables.
  • En su construcción se utilizarán materiales que permitan una fácil limpieza y desinfección y serán resistentes a los productos utilizados en el tratamiento y conservación del agua.

 

Comparta este post, nada nos hace más felices.

 

 

Solicite un presupuesto sin compromiso

 

Para que podamos ponernos en contacto rellene el siguiente formulario. Agradeceríamos el máximo de información que nos pueda ofrecer para una mejor respuesta. ¿Todavía más rápido? llame al 931 004 188 de 9:00 h a 19:00 h.

 

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Escribir comentario

Comentarios: 0